Buscar en este sitio

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Nuevas guías nutricionales U.S. 2010
Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA)  

Desde 1980, y cada 5 años, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) junto al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) elabora y difunde una edición de las Guías Nutricionales sobre la base de una revisión científica completa.

Las nuevas guías de 2010 constituyen la base para las políticas estatales de nutrición, que apuntan a la promoción de patrones más saludables de alimentación y actividad física de niños y adultos.

En esta edición, las ilustraciones se muestran en forma muy atractiva. Sin embargo, las recientes modificaciones en las pirámides nutricionales no se muestran en este documento.

El foco parece puesto en la obesidad y la prevención de las enfermedades crónicas. 

Si bien la nueva versión ha sido bien recibida, también se han formulado algunas críticas. Elaboradas por un comité científico, los conceptos que la sustentan parecen reflejar la posición de las autoridades, lo que supone un cierto condicionamiento político. 

Las diferentes necesidades de la población, que van desde la desnutrición hasta la obesidad, con una mayoría de gente sana, exigen un lenguaje elevadamente complejo que permita generalizar. Por ello, la correcta interpretación de las guías para el público general sigue siendo un desafío pendiente.

Se continúa enfatizando la conveniencia de reducir el ingreso de colesterol dietario, aunque la evidencia actual se ha concentrado en el rol de sólo algunas grasas saturadas. Se aclara que el ácido esteárico no eleva el colesterol pero este nombre es demasiado técnico para el lenguaje popular.  

Se menciona reiteradamente el beneficio de una alimentación basada en vegetales, pero al mismo tiempo se pone énfasis en el consumo de productos lácteos y carnes. Estas recomendaciones son sencillas de resolver para un especialista pero constituyen un acertijo para el consumidor y probablemente para muchos profesionales también. La recomendación de consumir "cereales integrales" sin aclarar fuentes y cantidades puede llegar a ser también difícil de interpretar. ¿Mucho de qué? ¿Todos los alimentos que contienen cereales integrales son iguales?

Quizá uno de los puntos que más confusión podrían originar es la recomendación de algunos micronutrientes (como, por ejemplo, la vitamina B12) que podrían aumentar la oferta de productos que declaren contener dichos compuestos. 

De todos modos las guías son una importante contribución y su actualización, que representa una difícil tarea y gran esfuerzo, es muy meritoria.

Si bien Estados Unidos constituye un país muy extenso y de una gran diversidad, el resto de los países poseen costumbres, alimentos y regulaciones propios. Por ello simbolizar en una "pirámide" algo tan complejo como una recomendación nutricional para toda la población es una tarea prácticamente imposible. Las pirámides y los otros intentos por graficar una "alimentación saludable" deben ser reconocidos como herramientas adicionales en la educación alimentaria, pero por su propio concepto de síntesis y universalismo no reemplazan a la palabra del educador.

En la Argentina existen alimentos consagrados por la tradición y por la disponibilidad. La transición hacia una alimentación mejor debe estar marcada por la adecuación de todas las variables, incluyendo la producción y la oferta, tanto de alimentos para cocinar como de alimentos ya preparados para el creciente número de personas que realizan al menos una comida fuera de sus casas. Es difícil integrar estos requerimientos en una sola gráfica. 

Desde la Sociedad Argentina de Nutrición aceptamos la existencia de variadas ayudas gráficas, ya sea en forma de pirámides u otras, para dialogar sobre una alimentación saludable. Sin embargo no esperamos que ninguna de ellas alcance a expresar todo lo necesario. En su lugar, propiciamos la difusión de mensajes que enseñen y eduquen  y a que cada persona lleve a cabo en forma sensata y responsablemente su propia alimentación.

Deberíamos ir pensando que a las 4 leyes clásicas de la alimentación (suficiente, balanceada, armónica y adecuada) habría que agregarles dos más: aceptable y sustentable.

En síntesis, una alimentación personalizada, adecuada a cada individuo, enfatizando la intervención del profesional cuando sea necesario y dando libertad de elección a cada persona.


   

Artículos más visitados Últimas publicaciones
Día Internacional del Consumidor Más >>
El Senasa controla la inocuidad de las frutas y hortalizas Más >>
INTI: encuesta sobre el consumo de leche Más >>
12 de mayo - Día Mundial de la leche Más >>
Próximamente CISAN tendrá nuevo sitio y denominación Más >>

Otras noticias destacadas

La controversia acerca del salmón
Comer pescado es recomendable para una dieta saludable, pero la actividad pesquera puede tener consecuencias ambientales. Por esta razón, los peces de criadero constituyen una opción que satisface la demanda de productos de pesca, es inocua para la salud y reduce la presión sobre los ecosistemas naturales.
Más >>


Videos destacados

CISAN - Andy Benson. Parte 2 - Trabajo en conjunto
Dr. Andy Benson en el marco de la Conferencia sobre Percepción de Riesgos en Alimentos
Más >>
 



ENCUESTA seguridad de alimentos: ¿qué producto te preocupa más?
 
a. Pescados y mariscos frescos
 
b. Verduras frescas
 
c. Alimentos procesados
 
d. Alimentos congelados


Contáctenos:

Nombre
E-mail
Ciudad
Consulta
 

AREAS TEMATICAS Seguridad Nutrición y Salud Alimentos Otros



El Consejo
Profesionales

Consumidores
Comunicadores
Novedades

Videos



info@cisan.org.ar
 
CISAN videos
   
El Consejo adhiere a los principios del código Helth on The Net | | Conozca más sobre los términos y responsabilidades de este sitio