Buscar en este sitio

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Alimentos y salud, siempre un tema
Red de Organizaciones de Información sobre Alimentos (Food Information Organizations)  


"...no es posible dar respuestas sencillas a los problemas de alimentación, no lo ha sido en el pasado y no lo será en el futuro. Sin embargo, es obvio que pase lo que pase, por definición la alimentación será una cuestión vital para la especie humana y vital para su relación con el entorno de este planeta del que procedemos y a cuyo futuro estamos ligados inexorablemente". (1)

La nutrición y la inocuidad alimentaria son dos temas que afectan a todo el mundo y los países son cada vez más interdependientes respecto de la disponibilidad de alimentos y de su seguridad; por lo tanto, la comunicación sobre estos temas es verdaderamente global. En aquellos países menos desarrollados, el acceso a los alimentos, la densidad adecuada de nutrientes y la prevención de enfermedades transmitidas por alimentos son críticos para la supervivencia de una gran parte de la población. Por otro lado, en países más  avanzados, la obesidad, las dietas inadecuadas y la falta de actividad física se vuelven el mayor problema de salud pública. Y también  en estos países, incluso en los más desarrollados, el problema de las intoxicaciones por alimentos es un tema serio. Los países en desarrollo, además, enfrentan la aparente contradicción  de una alta prevalencia de sobrepeso u obesidad y una  nutrición deficiente (el nuestro, entre ellos).

El desarrollo de nuevos tipos de alimentos, bebidas e ingredientes, así como nuevos estudios científicos sobre beneficios para la salud, son temas que interesan a todos, y que tienen ramificaciones globales dada la inmediatez del acceso a la información a través de una multitud de medios.

En forma creciente, los avances de la ciencia y la tecnología se trasladan a la producción de alimentos e ingredientes, a la tecnología de los alimentos y también a la nutrición. 

Esto se acompaña de información y comunicación que a veces es conflictiva, ya sea porque se comunica en forma preliminar,   apresurada o sin el suficiente contexto, creando confusión o malos entendidos.

Como explica el Dr. Francisco García Olmedo (2), a lo largo de su historia la especie humana ha estado expuesta a una dieta que podemos llamar  "hostil" y tuvo que aprender a superar la presencia de sustancias tóxicas, inhibitorias y antinutritivas en aquellas especies vegetales y animales que usaba como alimentos. La única dieta verdaderamente natural que ha tenido la especie humana ha sido ésta, y por natural no debemos entender "inocuo"; la toxina botulínica, la de la Salmonella, es natural, y naturales son, también, muchos componentes de algunos alimentos de gran aceptación para el público gourmet. 

Dice García Olmedo: "...acaso no saben que el famoso perejil de Arguiñano tiene sustancias que, de conocerlas, nadie las comería? Lo que quiero decir con esto es que los alimentos que acabó consumiendo la especie humana no estaban allí para alimentarla, sino que fue ella la que tuvo que aprender a transformarlos. Y de este aprendizaje, surgieron inventos como el fuego, la posterior cocción o el tratamiento térmico, en general, para destruir algunas de las sustancias adversas. Así, una papa silvestre tiene hasta un gramo más de alcaloide tóxico por kilo que la cultivada, a la que, cuando fue domesticada hace 10.000 años, se le redujo la cantidad de dicha sustancia. Es decir, que natural no es sinónimo de 'inocuo', lo mismo que sintético no es sinónimo de 'peligroso'".

Con respecto a los problemas de inocuidad, los niveles de confianza en la provisión de alimentos seguros varía en los diferentes países, y esto depende de cuestiones culturales  y de la experiencia. Así como en los EEUU y Canadá el nivel de confianza de los consumidores es bastante alto, en Europa y otras partes del mundo, algunas crisis (como la de la "vaca loca" o la dioxina en alimentos, o bien la gripe aviar, etc) han bajado estos niveles de confianza en los productores de alimentos y en las agencias encargadas de velar por la inocuidad. 

Hoy, es posible difundir la noticia acerca de una crisis de inocuidad de alimentos a nivel global en cuestión de segundos, por lo tanto, una crisis en un lugar del mundo, tiene el potencial de alarmar al público del resto del mundo, si consumen el mismo tipo de alimento o ingredientes.

Por otro lado, en un mundo en el que la población urbana tiende a ser mayoritaria, tenemos cada vez menos contacto con la producción de  materias primas alimentarias, los productos básicos de los que nos alimentamos. Esto también contribuye a crear ansiedad y falsas percepciones acerca de lo "natural y lo artificial" en materia de alimentos. 

La realidad es que las tecnologías modernas de producción de alimentos que incluyen desde buenas prácticas, procesos más seguros, metodologías de análisis de riesgo cada vez más eficientes (como el sistema HACCP o de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control, por ejemplo), hasta el uso envases "inteligentes", han reducido mucho los problemas de inocuidad

Sin embargo, la necesidad de informar al público y partes interesadas sobre estos avances es aún grande y tanto los profesionales involucrados, la industria de los alimentos y los comunicadores, tienen un papel de gran responsabilidad para lograr satisfacerla adecuadamente.  

La cantidad de información disponible y los conocimientos acumulados sobre nosotros mismos y nuestros alimentos, no tienen precedentes. La relación entre los alimentos y la salud es una preocupación y un tema de interés constante para consumidores, profesionales de la salud y comunicadores. Los estudios que se publican sobre alimentos y salud captan la atención de todos, y muchos de éstos pueden generar expectativas no siempre respaldadas por evidencia sólida. Frustrados y confundidos, los consumidores buscamos certezas que nos ayuden a tener una mejor calidad de vida, a mejorar e incluso prevenir  enfermedades a través de la alimentación.

La "mala noticia" es que los conocimientos que la ciencia desarrolla, son producto de una construcción colectiva que no necesariamente es lineal, que involucra un proceso complejo de descubrimientos y debate, y que llegar a un consenso sólido sobre estos temas puede llevar mucho tiempo...

La buena noticia es que hoy como nunca es posible contar con información adecuada para educarnos como consumidores y tomar decisiones informadas sobre alimentos, tanto en sus aspectos nutricionales como acerca de su inocuidad, aún aceptando las incertidumbres propias de este proceso. 

Los consumidores quieren conocer acerca de los alimentos y bebidas que consumen; están muy interesados y preocupados sobre temas como el etiquetado, los alimentos procesados, los alimentos funcionales, las alergias, la seguridad de aditivos y colorantes, así como la efectividad de los procesos de vigilancia e inspección de alimentos y sus fundamentos técnicos. Es por esto, que se vuelve cada día más desafiante poder comunicar sobre estos temas, sin dejar de considerar el contexto internacional y tratando de discriminar lo confiable y sólido de aquello que puede ser engañoso. 

A la luz de los conocimientos cada vez más completos que se tienen sobre la biología humana y las respuestas a los diferentes alimentos -sobre los que también se conoce más- las decisiones alimentarias tendrán un gran efecto sobre la salud en el mediano plazo. Lo que hoy se conoce como "fenotipo nutricional" es el resultado de una serie de factores (genéticos, de comportamiento, ambientales, etc.) que forman la base del estado nutricional de un individuo. Este concepto, integra los efectos de la dieta en la enfermedad o el  bienestar.

Los avances en el conocimiento del genoma y su funcionamiento, serán críticos para definir de qué manera los nutrientes y otros factores derivados de los alimentos y del estilo de vida, inducen respuestas en el organismo. De esta forma, la ciencia de la nutrición se vuelve cada vez más multidisciplinaria, y se convertirá en el instrumento clave para integrar la dieta, el metabolismo y el estado saludable, en todas las etapas de la vida.  
        
Comprender mejor, interpretar y poner en contexto la información que encontramos a diario, es fundamental para tomar mejores decisiones sobre nuestra alimentación.


¿Qué es la red FIO y cómo funciona? 

La Red de Organizaciones de Información sobre Alimentos (Food Information Organizations) es una red  informal que se ha formado entre diferentes entidades que se crearon con el fin de brindar información relacionada con la inocuidad de los alimentos, nutrición y temas relacionados. Los miembros que conforman esta red, son Consejos de Información que en diferentes regiones del mundo, tienen como misión proveer información basada en evidencia sobre estos temas y recursos para diferentes públicos (profesionales, consumidores, comunicadores, docentes, etc). 

La conformación de estos Consejos es diversa: son grupos sin fines de lucro (fundaciones, consorcios públicos, privados, mixtos u organizaciones profesionales), siendo el denominador común el perfil de la información, la adhesión a códigos de ética similares y el acuerdo para compartir documentos y recursos.

En este sentido, una de las mayores fortalezas de la red es el conjunto de expertos de consulta que participan en forma honoraria, revisando y validando contenidos, identificando temas emergentes o contribuyendo con artículos o documentos en temas de su especialidad. Además, algunos de estos expertos se ponen a disposición en caso de que los medios necesiten consultarlos. Nunca se le pide a un experto que hable en apoyo de una compañía o de un producto. Del mismo modo, los miembros de la red FIO no avalan ni apoyan productos o empresas. Tampoco se acepta publicidad en los portales de consulta, que se sostienen con el aporte de las instituciones participantes y donantes privados, públicos o individuales, dependiendo del  modelo que funcione en cada caso. 

El International Food Information Council (IFIC) es el más antiguo de la red FIO (con 20 años de trayectoria) que también integran, entre otros, el EUFIC (Consejo Europeo), el AFIC de Asia, el JFIC de Japón, la SAAFOST de Sud Africa, y el último y más "joven" miembro, CISAN, que acaba de ser presentado en Argentina. Es posible acceder a una video-guía de uso en el sitio del portal, www.cisan.org.ar.

También recomendamos ver los videos relacionados con esta nota en nuestra videoteca:



   

Artículos más visitados Últimas publicaciones
Día Internacional del Consumidor Más >>
El clima cambia. La alimentación y la agricultura también Más >>
12 de noviembre Día Mundial de la Lucha contra la Obesidad Más >>
INTI: encuesta sobre el consumo de leche Más >>
Los alimentos congelados: mitos y realidades Más >>

Otras noticias destacadas

La controversia acerca del salmón
Comer pescado es recomendable para una dieta saludable, pero la actividad pesquera puede tener consecuencias ambientales. Por esta razón, los peces de criadero constituyen una opción que satisface la demanda de productos de pesca, es inocua para la salud y reduce la presión sobre los ecosistemas naturales.
Más >>


Videos destacados

CISAN - Andy Benson. Parte 2 - Trabajo en conjunto
Dr. Andy Benson en el marco de la Conferencia sobre Percepción de Riesgos en Alimentos
Más >>
 



ENCUESTA seguridad de alimentos: ¿qué producto te preocupa más?
 
a. Pescados y mariscos frescos
 
b. Verduras frescas
 
c. Alimentos procesados
 
d. Alimentos congelados


Contáctenos:

Nombre
E-mail
Ciudad
Consulta
 

AREAS TEMATICAS Seguridad Nutrición y Salud Alimentos Otros



El Consejo
Profesionales

Consumidores
Comunicadores
Novedades

Videos



info@cisan.org.ar
 
CISAN videos
   
El Consejo adhiere a los principios del código Helth on The Net | | Conozca más sobre los términos y responsabilidades de este sitio